Responsabilidad financiera de Panamá con respecto a las relaciones con China

Eddie Tapiero, Economista
Abril 2019

Resumen ejecutivo

  • El endeudamiento extranjero es una manera de mejorar el crecimiento económico porque ayuda a crear infraestructura productiva cuando falta la inversión necesaria.
  • Hay mucho ruido mediático con respecto a una posible trampa de endeudamiento con la relación con China.
  • Recientes análisis indican que los préstamos de China son similares y que tienen casi las mismas características que los otros préstamos soberanos.
  • Hoy día, China tiene el capital y es uno de los mayores inversionistas del mundo.
  • Hasta ahora, China ha renegociado, perdonado o extendido los términos de muchos préstamos en solicitud de gobernantes nuevos y existentes.
  • Muchos de estos proyectos estan cubiertos por problemas de corrupción local, en donde se han visto involucrados funcionarios corruptos de alto nivel, sin embargo han sido sanados por nuevos gobiernos prudentes. Una diferencia es Filipinas, donde el gobierno existente ha mejorado los términos, pero mucho ha tenido que ver con funcionarios corruptos de alto nivel.
  • China es una oportunidad para Panamá, si se trabaja prudentemente.
  • Panamá debe crear un grupo estratégico que ofrezca consejos pragmáticos y analíticos al gobierno de turno.

 

Introducción

 Recientemente, los medios han estado atacando la relación entre Panamá y China a través de varias premisas interrelacionadas.  Estas premisas se han enfocado en la llamada trampa de la deuda china que indica que China busca endeudar a los países para conquistarlos que va seguido de un lineamiento ideológico de conquista internacional. A primera vista, la retórica mediática causa alarma y preocupación aumentando la incertidumbre acerca de la relación con China y del proyecto de la iniciativa de la Franja y la Ruta (FYR). Sin embargo, una evaluación racional de los hechos muestra que estos alegatos son más sensacionalistas que realistas, pero recalcan el hecho de que los países deben ser responsables con su deuda para no entrar en problemas.

Deuda Externa

La deuda externa de un país consiste en préstamos e intereses adeudados a gobiernos, bancos comerciales e instituciones internacionales a corto, mediano y largo plazo que son pagados en la moneda en que se efectúa el préstamo.  Esto implica que el repago de la deuda se genera desde las fuentes de esa moneda principalmente por las exportaciones o la inversión extranjera.

Los países piden prestados por distintos motivos, pero en especial para promover su crecimiento económico. Esto se debe a que a veces los niveles de inversión son bajos o a que el déficit comercial (exportaciones menos importaciones) no les permite generar ingresos adicionales para invertir. En este sentido, no hay que ver a la deuda externa como un elemento negativo sino como una oportunidad que ofrece el sistema financiero internacional para mejorar la actividad económica de los países. Pero esta oportunidad requiere de responsabilidad.

La deuda externa representa un impacto en el presupuesto nacional.  Por un lado, hay un monto de repago, que es el nivel total de deuda y por el otro están los intereses anuales o el mantenimiento de la deuda.  Entonces, los países pueden endeudarse siempre y cuando tengan presente la capacidad de repago y su relación con la provisión de los servicios públicos para satisfacer las necesidades de la sociedad.

 

Servicio a Deuda Externa en porcentaje de PV del total de deuda pública en porcentaje de PV de deuda externa en porcentaje de
PIB Exportaciones Exportaciones Ingreso Fiscal PIB
Débil 30 140 10 14  35
Mediana 40 180 15 18  55
Alta 50 240 21 23  70

Fuente: Fondo Monetario Internacional[1]

El Banco Mundial y el Fondo Monetario han desarrollado un marco de sostenibilidad para ayudar a los gobiernos a tomar decisiones con respecto a su endeudamiento.  Esto incluye un análisis de sostenibilidad de la deuda que usa como guías los umbrales mostrados en la tabla anterior[2].

Problemas con la deuda

Los países entran en problemas de repago por varios motivos que incluyen: un endeudamiento mayor a la capacidad de pago; una caída en las exportaciones que no les permite generar moneda extranjera para ejecutar el pago; y cuando la tasa de retorno en los proyectos en que se utilizó la deuda es menor a la esperada, entre otros.

Cuando los países no pueden realizar los pagos, los problemas escalan en espiral.  Esto es, hay un aumento en la calificación del riesgo soberano que hace más costoso obtener otro financiamiento, se reducen los fondos para inversiones y ofrecimiento de servicios públicos y esto impacta negativamente a la inversión extranjera directa que es otra fuente de crecimiento económico.

Cabe mencionar que el negocio de los bancos y de las organizaciones financieras es el de proveer financiamiento y mantenerlo y no de quedarse con las garantías. A las instituciones financieras no les conviene que los deudores entren en problemas de repago ni el que los bienes utilizados como colateral para el financiamiento sean reposeídos. Estas instituciones tienen problemas con los bienes reposeídos ya que para obtener su capital tienen que entrar con agentes terceros que están fuera de su negocio principal y esto no garantiza el repago total de la deuda. En este sentido, es importante tanto para las instituciones como para los países mantener un endeudamiento sostenible que ayude a promover el crecimiento pero que no impacte negativamente a la economía nacional.

La mayoría de las veces, los problemas con la deuda se mitigan a través de: cancelación, canje de bienes o de renegociación de términos, incluyendo mejoras en tasas de interés o de extensión en los plazos de repago.  Estas medidas se han aplicado y se aplican actualmente en distintas instancias a través del mundo.

La deuda externa de América Latina de 1980

Durante los años 70s ocurrieron dos disrupciones económicas globales fruto de las políticas desarrolladas por los países productores de petróleo.  Estas políticas generaron grandes capitales que fluyeron hacia bancos en Estados Unidos. Estos bancos, motivados por políticas del gobierno de Estados Unidos se tornaron en intermediarios entre esos capitales y los gobiernos de América Latina los cuales aumentaron su endeudamiento[3].  En 1982 México no puede pagar su deuda y entra el llamado Tequilazo, que crea un efecto dominó en toda la región y que genera la llamada “Década Perdida” en la cual los países no pueden crecer económicamente y se cae el bienestar de la región. A partir de esto, los países establecen políticas de endeudamiento que las llevan a contener su nivel de endeudamiento.

No obstante, es importante entender que existen varios modelos utilizados para explicar el endeudamiento irracional de los países que van desde un empuje por los prestamistas hasta el modelo de corrupción interna y competencia interbancaria[4].

Medidas de salvaguarda

Hacia 2010, Panamá trabaja por obtener un mejor grado de inversión para reducir el costo de la deuda extranjera.  El grado de inversión es una clasificación otorgada a un país sobre una evaluación concedida por las agencias calificadoras de riesgo crediticio como son Fitch Ratings, Standard & Poor's y Moody's, que dan diferentes grados calificadores a la deuda gubernamental, la libertad de prensa y la distribución de la renta y obtienen un promedio[5].  Esto impulsa al país a ser más responsable en materia fiscal para mantener la estabilidad económica y mejorar el financiamiento externo.  De esta manera, las calificadoras llegan periódicamente a Panamá a evaluar el nivel de endeudamiento y brindar un grado de inversión de acorde al endeudamiento.

Por el otro lado, la Ley de Responsabilidad Social Fiscal de Panamá, establecida en 2008[6] y modificada en noviembre de 2018[7] se crea para establecer normas, principios y metodologías para consolidar la disciplina fiscal en la gestión financiera del sector público.  Esta es otra manera por la cual Panamá mantiene un estricto control sobre el nivel de endeudamiento.

Panamá es un hub financiero regional que para mantenerse competitivo debe ser muy cuidadoso al endeudarse. En este sentido, revisiones periódicas por organismos internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario también sirven de alarmas en materia de endeudamiento[8].  La deuda externa de Panamá asciende a US$25 mil millones y el reporte más reciente indica sostenibilidad responsable pero su manejo va a estar un poco difícil para el proximo gobierno (ver referencias).

Trampa de la deuda China

La llamada trampa de la la deuda China por lo general hace énfasis en el caso del puerto de Hambantota en Sri Lanka, el cual fue traspasado a una empresa China debido a la incapacidad de pago de ese gobierno de su deuda con China y a las situaciones de otros proyectos de infraestructura en Malasia y Pakistán entre otros.  Sin embargo, un análisis global con respecto a los proyectos de la Franja y la Ruta presenta otro escenario.

La consultora de Estados Unidos, Rhodium Group, evaluó 38 casos de negociaciones de deuda por parte de China que totalizan US$50 billones indica que China no tiene la ventaja que se piensa en las negociaciones[9]. Según la consultora, en 14 casos ocurrió un perdón de la deuda (Cuba US$2.8 billones, Botzwana US$7 millones, Zimbabwe US$40 millones), en 11 casos ocurrió un aplazamiento y en el resto de los casos ocurrió un refinanciamiento o cambio de términos[10]. El estudio indica que solo en el caso de Sri Lanka ha ocurrido una confiscación de bienes.  Para la consultora, el poder de negociación de China no es tan fuerte como se parece ya que existen alternativas como el Banco Mundial y el Fondo Monetario con los que tiene que competir.

Mucho de esto tiene que ver con que al principio, los políticos utilizan la relación con China para fines políticos que usualmente envuelven corrupción.  Más tarde, los nuevos gobernantes tienden a reevaluar las nuevas propuestas, mejorar los términos de deudas y a poner presos a los responsables.  Esto ha pasado en países que recientemente renegociaron los términos de varios proyectos, como el East Coast Rail Link de Malaysia y la represa de Kaliwa en Filipinas.  Es más, estos prácticas de renegociación y de reevaluación de proyectos fueron enfatizadas en el último foro de la Franja y la Ruta en Beijing el 25 de abril de 2019.

Como vemos, no todos los casos son iguales y se pudiera decir que las renegociaciones fueron introducidas por gobernantes correctos que reevaluaron los mismos y se dieron cuenta de la corrupción.  Sin embargo, también vemos que muchos países mantienen su relación y siguen pidiendo prestado a China y otros como Suiza, Italia y Serbia firman nuevos convenios.  Esto se debe a que los países entienden que deben ser más serios en su relación con China para no caer en problemas de endeudamiento.

Para Panamá, la nueva relación con China es un empuje hacia un mejor gobierno interno. Esto es porque Estados Unidos ha indicado los peligros que ocurren si no se tiene en mente la corrupción y lo fácil que es entrar en problemas de deuda si no se toman las medidas correctas.  Por esta razón, es importante darle a China la relevancia que se necesita y desarrollar un grupo de trabajo exclusivo para que no se den los problemas que ocurren por falta de transparencia.

 

 

 

Referencias

https://www.akademienunion.de/fileadmin/redaktion/user_upload/Publikationen/Stellungnahmen/3Akad_Bericht_Staatsschulden2015_EN_web.pdf

https://www.aljazeera.com/news/2019/04/china-signals-belt-road-shift-malaysia-rail-project-190415072550955.html

https://www.washingtonpost.com/news/theworldpost/wp/2018/02/05/obor-china-asia/?noredirect=on&utm_term=.f6de4729378b

https://rhg.com/research/new-data-on-the-debt-trap-question/

https://thediplomat.com/2019/04/the-belt-and-road-the-good-the-bad-and-the-mixed/

https://www.panamaamerica.com.pa/economia/6-mil-millones-dejara-el-presidente-juan-carlos-varela-comprometidos-en-proyectos-1131990

[1] https://www.imf.org/en/About/Factsheets/Sheets/2016/08/01/16/39/Debt-Sustainability-Framework-for-Low-Income-Countries

[2] https://www.imf.org/es/About/Factsheets/Sheets/2016/08/01/16/39/Debt-Sustainability-Framework-for-Low-Income-Countries

[3] https://www.federalreservehistory.org/essays/latin_american_debt_crisis

[4] https://www.wider.unu.edu/sites/default/files/WP78.pdf

[5] https://es.wikipedia.org/wiki/Grado_de_inversi%C3%B3n

[6] https://www.gacetaoficial.gob.pa/pdfTemp/26056/11115.pdf

[7] https://elcapitalfinanciero.com/deuda-de-panama-continuara-creciendo-en-el-corto-plazo/

[8] https://www.imf.org/es/About/Factsheets/Sheets/2016/08/01/16/39/Debt-Sustainability-Framework-for-Low-Income-Countries

[9] https://www.ft.com/content/0b207552-6977-11e9-80c7-60ee53e6681d

[10] https://rhg.com/research/new-data-on-the-debt-trap-question/

 

1 thought on “Responsabilidad financiera de Panamá con respecto a las relaciones con China”

  1. Excelente escrito Eddie. Es importante que los gobiernos hagan su trabajo con responsabilidad al momento de negociar con China o con cualquier país. Cada país debe velar por el bienestar de sus habitantes y las negociaciones tienen que centrarse en eso. No debe haber cabida para la corrupción al momento de negociar con otros Estados.

Leave a Reply to Judy Torres Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *