Escenario de Panamá ante los desarrollos en las relaciones entre China y Estados Unidos

Eddie Tapiero

20 mayo 2019

Entorno:

El mundo está cambiando radicalmente impulsado por dos fuerzas.  La primera, busca la globalización, la integración y el crecimiento inclusivo.  La segunda busca limitar el multilateralismo bajo la bandera del proteccionismo e impulsar un crecimiento individual. 

Estas dos fuerzas son el resultado de cuatro tendencias:  el aumento en la velocidad, alcance e impacto de la tecnología, cambios en la demografía de los países desarrollados, cambios en la conectividad y cambios en los modelos económicos. 

La interacción de las tendencias está causando un  aumento en el endeudamiento en los países desarrollados y una ansiedad general en el mundo.  Pero esto es relativo al orden mundial deseado por las potencias.  Por ejemplo, el problema del aumento de la población mayor en los países desarrollados se podría resolver con la inmigración desde los países emergentes, pero esto no se puede debido al “orden necesario” que se requiere para que esto ocurra.

Para Panamá y para el Canal, es importante entender estos cambios porque su economía depende del entorno global y especialmente, del comercio global.  De esta manera, el país puede comenzar a desarrollar una estrategia para no comprometer su futuro.

Desarrollo

El mundo ha perdido liderazgo desde la caída de la Unión Soviética y esto se acentuó más tarde, con la crisis hipotecaria de 2008 y la crisis soberana de 2010.  Algunos economistas como Ian Bremer, indican que la falta de liderazgo a nivel mundial es el resultado de problemas internos en los países que no permiten a las potencias tomar el liderazgo (cambios demográficos, tecnológicos y endeudamiento). 

Según el politólogo Marcus Kristensen, el diagnóstico es que estamos entrando en una era en la que no hay un superpoder o un hegemon a cargo de resolver los problemas del mundo y, como resultado, la política mundial corre el riesgo de volverse mucho menos estable.  Esto causará que las reglas de orden, el multilateralismo y la gobernanza global se debilitarán significativamente, tanto en lo político como en lo económico.  Como resultado, se estancarán los impulsos hacia la liberalización y el mundo será menos un lugar mucho menos seguro que en el “siglo americano”[1].

La sensación de cambio es tan profunda que muchos no solo ven los acontecimientos actuales como el final predicho durante mucho tiempo del “momento unipolar” y la “venida de la anarquía” (Mearsheimer 1990; Krauthammer 1991; Kaplan 1994) como el tan esperado ” el auge del resto “finalmente marca el comienzo de un” mundo post-estadounidense “(Khanna 2008; Mahbubani 2008; Zakaria 2008; Jacques 2012).

Este escenario se está materializando en la actualidad.  El mundo se está reacomodándo, especialmente en la parte comercial y esto no es nada bueno en el corto plazo debido a que puede impactar los retornos en inversiones que se hicieron bajo un escenario de aumento en la globalización y el comercio.

Tres fuerzas de impacto comercial para Panamá

En este entorno, podemos ver tres fuerzas importantes que impactan al principal impulsor de la economía nacional: el sector marítimo y el sector logístico nacional, además de los sectores de turismo, servicios financieros y los servicios legales. 

  1.  Guerra comercial entre Estados Unidos y China.  Esta guerra comercial, que comenzó como una intención del presidente Donald Trump de mejorar la balanza comercial, ha estado evolucionando hacia otros niveles. Por un lado, la respuesta proteccionista de renegociación de tratados multilaterales hacia tratados bilaterales está impulsando un retroceso de la política de la globalización hacia una más bilateralista.  Por el otro es que si bien la economía de Estados Unidos se ha mantenido creciendo saludablemente, el crecimiento no ha sido por los aranceles ni por el comercio.

No obstante, el tema de la guerra parece que se ha elevado hacia un nivel de competencia nacionalista donde empresas prefieren sacrificarse por lo que ellas piensan que es una competencia contra China o contra el mundo.  En este sentido, la guerra comercial y más recientemente las restricciones contra Huawei marcan un punto importante en el comercio mundial y es más, en el desarrollo del comercio. 

Si bien, Estados Unidos ha decidido no utilizar los productos de Huawei como medida de protección de intereses nacionales y Google ha accedido a bloquear las actualizaciones de Android a esos celulares y tablets, en un nivel más profundo la verdad es que se abre un precedente para que mañana estas mismas políticas se le puedan imponer a Siemes de Alemania  o a Sony de Japón.   En este sentido, todas las empresas globales comenzarán a invertir en medidas de mitigación de este riesgo o de enfocarse en desarrollar plataformas que no sean vulnerables a políticas de otros países.

En el ambito del comercio, los últimos estimados de IHS Global indican que el alza en los últimos aranceles impactarán muy poco al PIB de China.  La firma estima que menos del 1% de la tasa de crecimiento del PIB chino será afectada ya que la elasticidad de exportación de China está en el rango de -0.6 a -0.7 y que las exportaciones de China a Estados Unidos se han reducido de un 35% en 2005 a 18% en 2018. 

El impacto más severo se espera en la inversión extranjera que hoy significa cerca de 1% del PIB en relación con 3% en el 2000.  Por su parte China se ha mantenido calmada y sus respuestas han sido moderadas.  Aunque se ha dicho que es posible que haya una venta de bonos del tesoro de Estados Unidos, las probabilidades son bajas debido a que esto impactaría también el capital chino que se encuentra en dólares.

  • Nuevas regulaciones de la Organización Marítima Internacional y estrategias en la industria navieras.  En el 2020 entran en vigor las nuevas regulaciones que restringen a los buques utilizar combustibles con contenido de sulfuro mayor al 0.5% en comparación con el porcentaje promedio de hoy de 3.5%.  Esto limita la utilización de buques a aquellos que han sido modificados con scrubbers y otros que utilicen otras fuentes de combustible como el gas natural licuado (LNG por sus siglas en inglés)  Esta situación tiene el potencial de subir los fletes marítimos hasta cerca del 50%[2] en algunos casos lo que afectará el comercio de manera negativa para algunas commodities. 

Por el otro lado, el 30 de abril 2019, 107 compañías navieras firmaron una carta abierta alentando a que se apoye la iniciativa del cambio de combustible y que se establezcan límites de velocidad para los buques[3].  Una reducción de velocidad de buques, o el llamado slow steaming, es una estrategia de las navieras para reducir el costo de combustible y mantenerse competitivo en el entorno de hoy.  La estrategia de slow steaming reduce la velocidad del buque a niveles menores a 20 nudos en comparación con un promedio de 25 nudos[4] que reduce los costos de operación de las naves[5] pero aumenta la complejidad de las cadenas de abastecimiento.  Esto lo vemos en reportes que indican que el resultado de slow steaming ha sido un aumento en los problemas de horarios para agendar y planificar el arribo de la carga en los puertos[6].  Algunos analistas piensan que esta situación aumentará la adopción de inventarios just in time[7].  Sin embargo, otros expertos como Rodolfo Sabonge, piensa que el problema será complejo especialmente en las cadenas de suministro que se enfocan en productos perecederos.  Para él, el slow steaming puede impactar algunos productos como frutas que se empacan bajo un estimado de tiempo que permita su maduración que va a ser afectado por el slow steaming.  En este sentido, los productores tendrán que evaluar las nuevas condiciones de mercado para mantenerse competitivos: aumentos en fletes y extensiones de tiempo de entrega.

  • La exclusión de Huawei de servicios de Android de Google.  El jueves 16 de mayo, la administración de Trump incluyó a Huawei Tecnologies en una lista negra que limita a la empresa y a 68 de sus afiliadas de ofrecer componentes a firmas norteamericanas solo con permiso del gobierno estadounidense[8].  La respuesta ha tenido un impacto en proveedores de Huawei como Qualcomm, que ofrece sus chips y gana cerca de 5% de sus ingresos de las ventas hacia la empresa china y el mismo camino han tomado los gobiernos de Japón y de Australia[9].  El Reino Unido ha permitido las ventas de Huawei de componentes que no son principales.  El domingo 19 de mayo, Google anunció que Huawei perderá el acceso a los servicios de Google Play y acceso al Google Play Store dejando a la empresa sin la capacidad de actualizar el sistema Android ofrecido por Google.  Huawei puede tomar la oportunidad de acceder al Android Open Source Project para seguir utilizando el sistema, pero esto deja a la empresa china sin la capacidad de tener las actualizaciones de apps como Google Maps, Tyou Tube y todo el ecosistema de Google.  Esta situación seguramente pondrá a Huawei fuera del negocio y esto tiene implicaciones significativas para el comercio.

El impacto local se enfocará principalmente en los proveedores de Huawei que están en Estados Unidos, incluyendo a Google, y esto agravará la situación de las negociaciones comerciales entre ambos países.  Esto sucedió el año pasado con ZTE.  Sin embargo, lo que más marca el anuncio es el fin del capitalismo como lo conocemos.  La teoría del capitalismo basada en libre comercio predica que solo las empresas competitivas sobreviven y que no van a existir limitaciones, excepto por regulaciones gubernamentales en caso de fallas de mercados, que permiten el avance de las empresas innovadoras y competitivas.  El hecho de que un gobierno apele a intereses de seguridad nacional para eliminar a una empresa de otro país no se ha dado nunca en la historia.  Entonces el precedente es muy serio.  Esto implica que la misma situación la puede utilizar cualquier otro país o la puede utilizar Estados Unidos contra Siemens en Alemania, Sony en Japón y hasta con Samsung en Corea del Sur.  Estas empresas empezarán a buscar alternativas para mitigar cualquier riesgo similar a la situación de Huawei y es posible que esto lleve a un gasto de capital innecesario solo para mitigar los riesgos.

Posible Escenario

Dados estos cambios en el entorno podemos desarrollar dos escenarios a corto plazo para evaluar las opciones de Panamá y del Canal en los próximos meses.

China-EEUU colaboran:  La tensión comercial se reduce, pero hay un impacto negativo en la inversión en China. Por esto China modera su expansión en América Latina y se enfoca en proyectos que no son importantes para la seguridad de Estados Unidos.   Sin embargo, aumenta la colaboración China-América Latina a un nivel más moderado especialmente en el área tecnológica. 

Los cambios en la industria marítima impactarán al comercio y a las cadenas de abastecimiento, reduciendo los volúmenes hasta que el crecimiento económico se estabilice en la región y los salarios se mantengan creciendo.

En esta situación, Panamá se mantiene apostando al comercio mundial y puede efectivamente obtener beneficios de su posición geográfica y hub logístico.

Para el Canal, esto implica una reevaluación en los temas de inversión pero no de postergación de comercio.

China-EEUU no colaboran: En esta situación el mundo se fragmenta en dos campos.  Aquellos que apoyan a China en Asia, África, Europa y América Latina y aquellos que apoyan a Estados Unidos.  Se fragmenta la internet en 4 versiones a saber: la de Estados Unidos, la Europea, la Rusa y la de China.  Cada una de estas potencias tiene su propio internet.  Asia colabora más con China ya que es su vecino más inmediato.  Estados Unidos hace lo mismo con América Latina.  Europa se mantendrá limitada.  Europa, que también ha sido victima de ataques de la administración Trump, se encuentra preocupada ya que, por un lado, su seguridad ha dependido de la alianza transatlántica y por el otro, la administración Trump no solo le ha fallado en hechos como el del Tratado con Irán, sino que también le ha aplicado restricciones a su comercio.  No obstante, el acceso de internet desde otros países permitirá acceso a plataformas de comercio y al sistema chino e-commerce lo cual extenderá la internacionalización de apps de celulares y hasta de sistemas de pago chino como Alipay. Esta situación aunada a los impactos sobre el comercio de los cambios en la industria marítima tendrá un impacto doblemente negativo para el comercio en cuanto a que observamos una regionalización no solo comercial sino tecnológica.  

Para Panamá, esto significa un menor de volumen en los puertos, pero no tanto en el Canal ya que muchos de los actuales productos de exportación de china no se hacen ni se van hacer en Estados Unidos.  Para mitigar este riesgo, Panamá debe seguir apostando a la globalización y mantenerse neutral como facilitador de comercio.  Esta era la posición tomada por la organización de países no alineados que surge a finales de los años 40s para evitar que los países emergentes cayeran en problemas por tener que decidir si tomar un bando u otro.  No obstante, debe tener presente que Estados Unidos es su vecino más cercano y quizás trabajar un acuerdo con ese país para mantenerse neutral.

No obstante, el Canal debe considerar una reevaluación de los proyectos de inversión además de continuar reduciendo gastos. De esta manera, tendrá el capital suficiente para manejarse correctamente con los pagos de la ampliación y cualquier otro proyecto que no sea de gran tamaño.

Referencias

Mearsheimer, John. 1990. Back to the Future: Instability in Europe after the Cold War. International Security 15: 5.CrossRefGoogle Scholar

Krauthammer, Charles. 1991. The Unipolar Moment. Foreign Affairs 70: 23–33.CrossRefGoogle Scholar

Kaplan, Robert D. 1994. The Coming Anarchy. The Atlantichttps://www.theatlantic.com/magazine/archive/1994/02/the-coming-anarchy/304670/. Accessed 6 June 2017.

Khanna, Parag. 2008. The Second World: Empires and Influence in the New Global Order. London: Allen Lane.Google Scholar

Mahbubani, Kishore. 2008. The New Asian Hemisphere: The Irresistible Shift of Global Power to the East. New York: PublicAffairs.Google Scholar

Zakaria, Fareed. 2008. The Post-American World. New York: W. W. Norton & Company.Google Scholar

Jacques, Martin. 2012. When China Rules the World: The End of the Western World and the Birth of a New Global Order: Second Edition. New York: Penguin Books. (Revised edition).Google Scholar

Sphero, Josh, 2019, Maritime chiefs call for ship speed limits to cut emmisions.  Financial Times,     https://www.ft.com/content/30e68844-6a8f-11e9-80c7-60ee53e6681d

Mallidis, Ioannis, Iakovou, Eleftherios Dekker, Rommer ,Vlachos, Dimitrios, 2018-03, Journal of Transportation Research. The impact of slow steaming on the carriers’ and shippers’ costs: The case of a global logistics network  https://repub.eur.nl/pub/105628/Mallidis-I.a_The-impact-of-slow-steaming-on-the-carriers-and-shippers-costs-The-case-of-a-global-logistics-networkArticle_2018.pdf

Finnsgård, C., Kalantari, J., Raza, Z. et al. J. shipp. trd. (2018) 3: 8. Swedish shippers’ strategies for coping with slow-steaming in deep sea container shipping

 https://doi.org/10.1186/s41072-018-0033-2 , https://link.springer.com/article/10.1186/s41072-018-0033-2

https://www.bloomberg.com/news/articles/2019-05-17/u-s-places-huawei-and-67-affiliates-around-world-on-blacklist

[1] https://link.springer.com/article/10.1007/s41111-017-0078-7

[2] https://www.freightwaves.com/news/maritime/port-report-imo-2020-slow-steaming

[3] https://shipandbunker.com/news/world/750069-107-shipping-ceos-call-for-mandatory-bunker-saving-speed-limits-as-soon-as-possible

[4] https://thesis.eur.nl/pub/16145/MA-Thesis-IRO_CHRISTINA_KARAMPAMPA_359113.pdf

[5] file:///C:/Users/etapiero/Downloads/Mallidis-I.a_The-impact-of-slow-steaming-on-the-carriers-and-shippers-costs-The-case-of-a-global-logistics-networkArticle_2018.pdf

[6] https://www.freightwaves.com/news/maritime/port-report-imo-2020-slow-steaming

[7] https://theloadstar.com/jit-shipping-could-cut-surging-fuel-costs-and-boost-schedule-reliability/

[8] https://www.reuters.com/article/us-usa-huawei-tech-commerce/chinas-huawei-restricted-from-using-us-suppliers-idUSKCN1SM2MG

[9] https://www.ft.com/content/ea36fade-7784-11e9-be7d-6d846537acab

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *